El ojo como sistema óptico

El ojo tiene aproximadamente forma esférica, en polo anterior del globo están las estructuras que permiten el enfoque de la imagen sobre la retina, que está en tapizando la parte posterior del globo ocular.

 

En el polo anterior están:

  • El iris, que es la parte de color, un músculo, que actúa como diafragma dejando pasar más o menos luz, y aportando mayor profundidad focal.

  • Dos lentes transparentes

    • La córnea está en contacto con el aire, protegida por los párpados, y humedecida por la lágrima, y que tiene una potencia de dioptrías fija.

    • El cristalino que está más al interior, por detrás del iris, que puede variar de potencia según a que distancia estemos mirando.

 

La variación de la potencia (dioptrías) del cristalino se llama acomodación, y se logra gracias a músculo circular que rodea esta lente interna, flexible y transparente, de nuestro ojo.

 

El cristalino está compuesto por células muy alargadas de composición protéica que forma capas concéntricas y que, mientras mantiene su transparencia y elasticidad, responde al reflejo de la acomodación a las imágenes cercanas; pero llega un momento a lo largo de la vida que esta flexibilidad se va perdiendo y, junto con otros factores, ya no podemos enfocar las imágenes próximas y necesitamos gafas para leer o trabajar de cerca, esto es la presbicia o vista cansada.

 

Si el cristalino pierde transparencia por la edad, por traumatismos, u otras causas, hablaremos de que hay una catarata. Hay cataratas de causa genética, o por enfermedad, que pueden ser congénitas.