Antes del nacimiento los ojos son capaces de distinguir y percibir la luz, pero no las estructuras de los objetos.

Durante el embarazo, los ojos solo perciben una luz difusa.

El sistema de estructuración de la visión, la codificación de las imágenes, y su interpretación, se desarrollan a partir del nacimiento.

Para un correcto desarrollo de la visión se precisa la integridad anatómica de todas las estructuras oculares, como sistema óptico receptor de la imagen, y de las vias nerviosas visuales que la transmiten desde la retina a la corteza cerebral en la zona posterior del cerebro.

La interpretación cognitiva de esas imágenes interactúa con otras áreas cerebrales. Hasta un 70 % de la información durante el aprendizaje puede provenir de la visión.

Las imágenes percibidas por uno y otro ojo por separado, se interpretan como una sola imagen (se fusionan) en el córtex occipital y para que se puedan fusionar  y desarrollar la percepción de profundidad, 3D, o estereopsis, los ojos tienen que estar paralelos y tener una agudeza visual similar.